nuestras convicciones_

Reinventarse para (sobre)vivir_

  • El mundo ha cambiado. Los modos de funcionamiento burocráticos heredados del siglo XX ya no responden a la complejidad del entorno actual, tanto en el plano organizativo como en el plano humano.
  • Ahora la supervivencia de las empresas depende de su capacidad para evolucionar de manera ágil a las realidades cambiantes y movilizar a los colaboradores en torno a una razón de ser y valores comunes.
  • Las empresas necesitan cuestionar sus prácticas y creencias para no quedarse paralizadas ante la complejidad y la incertidumbre.

Aprender a reconfigurarse un poco cada día_

  • La época de las transformaciones tradicionales, y a menudo dolorosas, pertenece al pasado.
  • Si las organizaciones quieren tener éxito en los entornos inciertos, deben aprender a reconfigurarse un poco cada día de manera rápida y serena.
  • Esta dinámica solo se puede impulsar desde dentro y, para que se mantenga, deben dirigirla los colaboradores.

La receta única no existe_

  • Por el hecho de haber experimentado numerosas metodologías en Spindle y entre nuestros clientes, estamos convencidos de que, por muy pertinentes que sean, no tienen en cuenta la singularidad de cada organización.
  • Creemos que es importante permitir que cada equipo defina su propio modelo para volverse y permanecer ágil. Cualquier modelo, por muy bueno que sea, necesita evolucionar.

Una trayectoria individual y colectiva_

  • Por el hecho de haber experimentado numerosas metodologías en Spindle y entre nuestros clientes, estamos convencidos de que, por muy pertinentes que sean, no tienen en cuenta la singularidad de cada organización.
  • Creemos que es importante que cada equipo pueda definir su propio modelo para volverse y permanecer ágil. Cualquier modelo, por muy bueno que sea, necesita evolucionar.
  • Spindle apoya a hombres y mujeres en el campo lo más cerca posible de sus realidades diarias para facilitar esta transición y guiarlos a su propio ritmo en este “pivote”.